Los sustantivos y su clasificación

Bueno, este es el primer post de la sección de Morfología, que abarcará, de momento, Análisis morfológico y Formación de palabras. Son dos cosas que usamos bastante hoy en día, aunque no nos demos cuenta. Empezaremos por la sección de Análisis morfológico. En vez de decirnos la función de la palabra, como hace el sintáctico, nos dice qué tipo de palabra es. El análisis morfológico puede combinarse con la sintaxis para crear el análisis morfosintáctico.

La clase de palabra más utilizada en español (y, prácticamente, en todos los idiomas) es el sustantivo. Como todos los sustantivos no son iguales, hay una clasificación de sustantivos que los divide en tres grupos principales:

- Si el sustantivo puede llevar delante un artículo y es algo general de la vida diaria es común. Si es una palabra que no admite artículo y se refiere a algo concreto decimos que es propio. Los sustantivos propios son fácilmente reconocibles por escribirse siempre con mayúsculas. Un ejemplo de sustantivo común es mesa, ya que no nos referimos a una en concreto, y podemos decir “la mesa”. Un ejemplo de sustantivo propio es Francia, ya que Francia sólo hay una y decir “la Francia” es un error.

- Si el sustantivo abarca un solo objeto, persona o animal en singular decimos que es individual. Si abarca per se a un grupo, aunque esté en singular, es un sustantivo colectivo. Un ejemplo de sustantivo individual es indio, ya que la palabra se refiere a un indio, una sola persona. Un ejemplo de sustantivo colectivo es tribu, ya que una tribu es un grupo de (en este caso) indios; varios abarcados en una sola palabra.

- Si el sustantivo se refiere a algo del mundo material, tangible, decimos que es concreto. Si, por el contrario, se refiere al mundo inmaterial, generalmente al de los sentimientos, es un sustantivo abstracto. Un ejemplo de sustantivo concreto es silla, porque es algo tangible y material. Un ejemplo de sustantivo abstracto es amor, ya que por muy identificada que tengamos esta realidad, no es tangible ni material, sino un sentimiento.

Aparte de éstas, que son las más importantes, está, por supuesto, la clasificación de número, que es la que nos dice si un sustantivo es singular o plural. Las clasificaciones no son únicas, es decir, todos los sustantivos tienen número y las tres clasificaciones. Veamos tres ejemplos ilustrativos para entenderlo mejor:

- Piara: sustantivo común, singular, concreto y colectivo.

- María: sustantivo propio, singular, concreto e individual.

- Libertades: sustantivo común, plural, abstracto e individual.

Los sustantivos abstractos que son también nombres de personas (Libertad, Alma, Victoria…) son propios y concretos. Suele ser deducible si se refieren al nombre o al sentimiento fijándose en si llevan mayúscula; por ejemplo, si en un examen vemos “Alma” y luego “paz” sabemos que el primero es nombre y el segundo abstracto. Si no, podemos preguntar siempre. Espero que este post y esta pequeña aclaración os sirvan :)

About these ads

Deja un comentario

Archivado bajo Análisis morfológico, Morfología

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s